Español | English
rss facebook linkedin Twitter

¿IP en el coche?

En la actualidad los sistemas electrónicos de automóvil pueden verse como un conjunto de sistemas embebidos, sensores y actuadores interconectados por diversos sistemas de comunicaciones propietarios (CAN, LIN, MOST o Flexray). Estos sistemas electrónicos permiten controlar diferentes subsistemas del vehículo: motor, sistema de estabilidad, panel de mandos, sistema antirobo, control de crucero, espejos, elevalunas eléctricos, etc. Es habitual que muchos de estos subsistemas tengan requisitos muy exigentes en cuanto a tiempos de respuesta y de hecho se les conoce como sistemas de tiempo real; una actuación a destiempo de algunos de estos subsistemas puede llegar a comprometer la seguridad del viajero (control de estabilidad, de motor, …). Por otro lado, cada vez más modelos de todos los segmentos y marcas de automóvil incluyen nuevos sistemas electrónicos orientados hacia el entretenimiento y la comunicación (piénsese en las flexibilidades del “diente azul”) aunque la verdad es que las funcionalidades que ofrecen son todavía bastante limitadas.

En base a lo anterior los señores del departamento de investigación y desarrollo de BMW, en su afán por prever las características del vehículo del futuro, han pensado que la tendencia es la inclusión de todo tipo de capacidades multimedia y de comunicaciones; desde la navegación por Internet, pasando por la videoconferencia hasta la conexión de dispositivos plug&play. Vamos, al más puro estilo Multimedia Center de Microsoft pero en el coche.


Sin embargo hay varios problemas que solventar antes de alcanzar este idilio tecnológico. Por un lado, hay que compaginar un sistema seguro para el conductor basado en estrictos requisitos de tiempos de respuesta, con un sistema multimedia que requiere grandes anchos de banda. Por otro lado, hay que mantener los costes de producción y al mismo tiempo ofrecer todas estas nuevas funcionalidades. Todo esto suena a economías de escala, calidad de servicio, estándares, etc.


La gente de BMW
ha decidido probar suerte con IP, como sustituto de los protocolos de comunicaciones propietarios arriba mencionados, y utilizando técnicas de calidad de servicio y catalogación de tráfico (“traffic shaping”). Básicamente han montado un sistema de control de motor, otro de control de estabilidad y un tercero de panel de mandos y los han comunicado vía IPv4 entre sí y con un servidor multimedia y una cámara de vídeo. Parece ser que los resultados han sido muy prometedores, ya que los requisitos de ejecución en tiempo real han sido cubiertos con creces de tal manera que no se compromete la seguridad del conductor y los acompañantes.


Antes de lanzar las campanas al vuelo cabe preguntarse por otro tipo de seguridad. ¿Qué ocurriría si a través de Internet se causara una denegación de servicio? ¿Y si entrase un troyano que permitiera controlar de manera remota el sistema electrónico de nuestro coche? ¿Tendríamos que empezar a instalar cortafuegos, detectores de intrusiones y antivirus? ¿Qué sistema operativo utilizaríamos? …


Elyoenai Egozcue
S21sec labs

(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login