Español | English
rss facebook linkedin Twitter

Operación Bot Roast

La policía de Nueva Zelanda, en colaboración con el F.B.I., ha llevado a cabo hace pocos días la segunda fase de la operación Bot Roast, en la que se ha conseguido detener a uno de los líderes del uso de botnets, a quien se acusa de contar con el control de cerca de un millón de ordenadores.

La operación Bot Roast comenzó de manera oficial el pasado junio en Estados Unidos con la detención de tres personas, en Seattle y Arlington, acusadas en alguno de los casos de infectar los ordenadores de varios hospitales de Chicago, además de infectar miles de ordenadores en todo el mundo que usaban para generar ataques DDoS, además de mandar millones de correos spam a través de estos ordenadores o de robar identidades y blanqueo de dinero en otros.


La segunda fase de la operación ha llevado a los investigadores hasta Nueva Zelanda. La policía del país, junto con el servicio secreto de los Estados Unidos y el F.B.I. ha descubierto la trama dirigida por uno de los cabecillas detenidos, que en la red se hace llamar Akill.

Akill es un chico de 18 años que habría infectado, según estimaciones, cerca del millón de ordenadores en todo el mundo, con intención de usarlos como arma para actividades ilegales, principalmente ataques DDoS, y haber obtenido unos beneficios ilegales de cerca de 25 millones de dolares. En total han sido detenidas 8 personas desde junio en dicha operación, todos relacionados con el uso de botnets. Las investigaciones continúan abiertas.

Las autoridades estadounidenses han advertido a los usuarios que protejan sus ordenadores, aunque la eterna pregunta es si son los usuarios los responsables de proteger sus ordenadores, o es tarea de los vendedores de software el hacer sus programas y sistemas operativos más robustos para evitar este tipo de problemas. La gran mayoría de estos usuarios ni siquiera saben que su ordenador está siendo usado para realizar actividades maliciosas.

Sin embargo, a pesar de la cantidad de ordenadores infectados, estas detenciones no deben ser consideradas como el fin de los correos spam. Se ha conseguido detener una pequeña parte, pero queda mucho por hacer. Aunque los datos existentes ofrecen para nosotros un número de ordenadores infectados un poco exagerado, ¿cuántos de esos ordenadores pertenecen a usuarios españoles?


Miguel López-Negrete
S21sec labs


(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login