Español | English
rss facebook linkedin Twitter

Haciendo imposible lo fácil

Somos humanos, y por ello tenemos una tendencia innata a complicarnos la vida más de los necesario. Sirva este ejemplo ilustrativo donde una persona tiene en su casa dos (2) ordenadores.
Para compartir archivos entre ellos tiene muchas posibilidades, desde las más sencillas como activar compartir archivos y carpetas con unos cuantos clicks de ratón (incluso en linux/Unix si se usa KDE, Gnome o similar), pasando por activar NetBIOS/Samba/NFS como administrador, poner servidores FTP, añadir un sistema gestor de cuentas para todo lo anterior, ya puestos un servidor LDAP, y asi "ad infinitum"; nuestra capacidad de complicar las cosas es enorme.
Este escenario me recuerda mucho a los "Inventos del Profesor Franz de Copenhagen" del antiguo TBO, donde para abrir un huevo y freirlo usaba complicadísimos sistemas de poleas, motores, cuerdas, y cachivaches. Por supuesto nunca monté ninguno, pero estoy seguro que algunos de esos diseños tenían errores y no funcionaban.
Lo mismo le pasa a la persona del ejemplo, quiere compartir archivos y carpetas entre dos ordenadores y conforme va complicando las cosas llega un momento en que falla y no se sabe por qué. Incluso puede que tenga un fallo de seguridad por que los diferentes servicios que usa tienen una incompatibilidad de configuración, o simplemente por que no sabe al 100% lo que está haciendo o pasando realmente. Si quiere instalar un servidor web personal, le hace realmente falta un apache completo con php/perl/RoR, bases de datos y sus conectores, configurar permisos, acls, ldap y un sin fin más de cosas y configuraciones o le basta con un servidor pequeñito con un solo fichero ejecutable y dos más de configuración restringido a un único directorio.
Ésto es solo un ejemplo extrapolable a otras muchas facetas de la informática, donde se van creando monstruos que resuelven un único problema de solución simple. Ahora me viene a la cabeza un ejemplo sobre la programación, que cuando nos encontramos un problema y no sabemos seguir solemos decir "Esto me lo va a solucionar otra clase o función que programaré luego." y cuando llegamos a tener que escribir esa nueva clase/función que nos va a solucionar el problema anterior vemos que genera otro u otros problema adicionales que resolvemos... añadiendo más clases/funciones. Al final necesitamos un topólogo para que nos explique qué estructura y relaciones tiene la jerarquía de clases de nuestro propio programa.

Resumiendo: No hacer imposible lo fácil, es más sencillo... y seguro.

Eduardo Morrás
S21secLabs

(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login