Español | English
rss facebook linkedin Twitter

Vídeo-vigilancia inteligente contra los delincuentes en potencia

Recientemente me ha llamado la atención una noticia sobre un nuevo sistema de vídeo-vigilancia que se ha implantado en las calles de Portsmouth, en el sur de Inglaterra, para combatir la delincuencia y mejorar así la seguridad de las calles de la ciudad. Realmente los circuitos cerrados de vídeo son bastante habituales en las calles, y no sólo en Inglaterra, pero muchas veces estos sistemas son inmanejables ya que los operadores no pueden monitorizar todas las cámaras. Por tanto estos sistemas muchas veces no pasan de ser un elemento disuasorio o una prueba en el caso de que se llegue a cometer algún delito (ya que las imágenes quedan registradas durante un periodo de tiempo).

Lo curioso de este sistema es que automatiza la tarea del operador de los circuitos cerrados de televisión. Mediante técnicas de análisis de imagen procesa las imágenes detectando comportamientos anómalos de las personas que aparecen en las imágenes (tal como gente moviéndose muy lento, muy rápido, alguien tratando de esconderse, una persona siguiendo a otra, etc ...) o también de otros objetos como coches que se desplazan muy lento, muy rápido, etc. Ante una detección de este tipo, lanza una alerta al operador que es el que se encarga de supervisar la imagen y si lo considera oportuno avisar para que una patrulla de policía acuda al lugar. Como decía antes la noticia me llamó la atención, pero no por la imagen sensacionalista de comparar el sistema con la famosa película Minority Report, en la que a los criminales se les condenaba porque planeaban en cometer un delito sin llegar a cometerlo, sino porque me recordó a los trabajos que ya hace unos años realizó Nuria Oliver para su tesis doctoral en el media lab del MIT [1,2]. En estos trabajos se planteaba cómo modelar el comportamiento de las personas en secuencias de vídeo utilizando modelos ocultos de Markov y se conseguía determinar las iteraciones entre las personas que aparecían en las imágenes. Precisamente una de las aplicaciones prácticas de esa tecnologías (o de otras similares) puede que sean estos sistemas automáticos de vídeo vigilancia.

Obviamente, de estos sistemas automáticos de vigilancia a lo que se plantea en la película Minority Report, queda mucho camino para andar. Necesitaríamos poder leer el cerebro de las personas para poder determinar si planean o no cometer un crimen y eso por ahora no es posible. Digo por ahora porque ya hay sorprendentes estudios científicos en los que se plantea como identificar, utilizando datos que se obtienen de realizar un neuro-escáner a una persona, qué se le ha dicho a esa persona y quién se lo ha dicho. Ahora es cuando se me tacha a mí de sensacionalista pero ... tal y como se dice, la realidad supera la ficción, así que nunca se sabe qué nos puede deparar el futuro.

Guzmán Santafé
S21sec labs

6 comentarios:

Álvaro Del Hoyo dijo...

Guzm´sn,

¿Podrías explicar un poco más eso de que los CCTV almacenan la información por un tiempo?

Gracias

S21sec labs dijo...

Hola Álvaro.

La verdad es que sobre estos temas legales sabes tú bastante más que yo, así corrígeme si me equivoco.
El hecho de tener un sistema de videovigilancia no implica necesariamente que las imágenes registradas queden almacenadas, pero si que entiendo que es práctica bastante habitual (y está permitido) el almacenar las imágenes recogidas por los sistemas de videovigilancia. Sea como fuere, las imágenes recogidas por los sistemas de videovigilancia son consideradas datos de carácter personal y su grabación, captación,
transmisión, conservación, y almacenamiento, así como su reproducción o emisión en tiempo real y el
tratamiento que resulte de los datos
personales relacionados con aquéllas están regulados por la LOPD y más específicamente, la INSTRUCCIÓN 1/2006, DE 8 DE
NOVIEMBRE, DE LA AGENCIA ESPAÑOLA
DE PROTECCIÓN DE DATOS, SOBRE EL
TRATAMIENTO DE DATOS PERSONALES
CON FINES DE VIGILANCIA A TRAVÉS DE
SISTEMAS DE CÁMARAS O
VIDEOCÁMARAS
. De la misma forma, esta misma Instrucción establece en su Artículo 6 que los datos recogidos deben ser cancelados en el plazo máximo de un mes desde su captación.
Desconozco si hay legislación más reciente que modifique las regulaciones sobre los sistemas de videovigilancia

Álvaro Del Hoyo dijo...

Guzmán,

La cuestión no iba con tanta mala leche ;-p

Lo has explicado perfectamente, de hecho ya lo hacías también en el post.

Tanto el uso de los sistemas CCTV como los sistemas de videovigilancia han de someterse a la adecuación a la LOPD y a la Instrucción 1/2006.

Los sistemas de circuito cerrado de televisión (CCTV) sólo captan la imagen, sin grabación en soportes, por lo tanto haciendo necesaria una labor de monitorización constante por personas.

Los sistemas de videovigilancia captan las imágenes, pero también las reproducen en un soporte, por lo que además de poder basar la intervención en una detección por las personas que monitorizan las imágenes, los incidentes puede ser detectados en una revisión posterior de las imágenes grabadas o incluso investigados a partir de estos, sirviendo las imágenes como pruebas en juicio.

La AEPD ya ha dejado claro que los sistemas CCTV han de cumplir con la normativa de protección de datos de carácter personal, por mucho que no se graben las imágenes. Evidentemente, por su naturaleza y por la ausencia de registro de las imágenes, existen obligaciones de imposible cumplimiento (por ejemplo, copias de seguridad), reduciéndose básicamente la conformidad a la provisión de información sobre la presencia y utilización del sistema CCTV y a responder de forma adecuada a las solicitudes de derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

Por la redacción del post había creido entender que los sistemas CCTV de alguna manera, aunque sea por breve espacio de tiempo, registraban las imágenes siendo quizás posible recuperarlas posteriormente en caso de investigación de incidentes, siempre y cuando aún siguiera estando disponibles. Por ejemplo, alguna memoria volátil que usen para mejorar la calidad en la transmisión, evitar los cortes en la provisión de las imágenes (una especie de streaming),...

Siendo así entonces que en cuanto a estas grabaciones efímeras en los sistemas CCTV se deba tener en cuenta la seguridad de los datos registrados en los recursos de almacenamiento empleados y su borrado o destrucción segura como ficheros temporales que serían (ver art. 87 RLOPD).

Este es el párrafo que me había generado la duda: "Por tanto estos sistemas muchas veces no pasan de ser un elemento disuasorio o una prueba en el caso de que se llegue a cometer algún delito (ya que las imágenes quedan registradas durante un periodo de tiempo)".

Gracias.

Un saludo

Álvaro Del Hoyo dijo...

Olvidaba comentar que, además, en el uso de la tecnología que mencionas seguramente, no mediando una grabación constante de las imágenes, imagino que al menos se grabarán los momentos en que alguien despierta alguna alerta, pues lo normal sería que se quieran presentar las imágenes en cuestión como prueba.

S21sec labs dijo...

Es que quería dar pié a que nos explicaras un poco como está la normativa vigente ;). Gracias por tus aclaraciones.

La verdad es que no se en detalle como funciona el sistema en cuestión y si las imágenes quedan o no almacenadas. En la frase que comentas del post simplemente quería hacer referencia a los sistemas de vídeo vigilancia en los que se almacenan las imágenes y que como tu bien dices pueden ser utilizadas para análisis posteriores o como prueba en un juicio.

Grupo Sergo dijo...

Creo que como dices estamos a años luz de detectar el crimen antes de que pase. Igualmente, es un interesante artículo. Saludos.


(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login