Español | English
rss facebook linkedin Twitter

La seguridad en los implantes de biotecnología para su uso médico

La biotecnología y bioingeniería son disciplinas que hoy en día tienen un gran auge y que están dando frutos sorprendentes en las aplicaciones médicas. Entre ellas, por ejemplo, tenemos los sistemas de nano-sensores que se implantan en el cuerpo de un paciente y son capaces de monitorizar y recoger datos relacionados con una enfermedad concreta para así poder llevar un mejor control de la misma con una mayor comodidad para el paciente. Estos sistemas parece que pronto van a ser una realidad aplicable en la cura o tratamiento de enfermedades. Un ejemplo de estos sistemas es el que se está desarrollando dentro del marco de proyecto europeo P-Cezanne, que pretende dar solución a una enfermedad tan común como es la diabetes a través de micro-implantes capaces de monitorizar los niveles de glucosa en sangre. Este sistema no sólo permitiría trasmitir estos datos a un médico para que pudiera evaluar la evolución de la enfermedad sino también determinar las dosis óptimas de insulina y suministrarlas de forma automática mediante una bomba de insulina. Ahora os estaréis preguntando ... ¿que tiene que ver esto con la seguridad informática? ...
Pues si que tiene que ver. Este tipo de dispositivos a los que se conoce como Remote Intelligent Drug Delivery System (RIDDS) suelen estar dotados con interconexión inalámbrica para poder comunicarse entre ellos y con una red médica específica y así poder transmitir los datos recogidos, enviar órdenes, ajustar los niveles de medicamento, etc. El problema es que, en el diseño de este tipo de sistemas, no siempre se suele tener en mente la seguridad de las comunicaciones. Un artículo que se ha publicado recientemente en la International Journal of Biomedical Engineering and Technology examina los riesgos potenciales que se pueden dar en los dispositivos RIDDS y propone ciertas mejoras que pueden ayudar a combatirlos. De hecho, el proteger las comunicaciones de datos en estas redes debería ser un aspecto crítico en el diseño de los dispositivos ya que en caso contrario, deficiencias de seguridad en las comunicaciones, pueden facilitar no sólo la obtención de datos confidenciales de un paciente sino también poner en riesgo su vida. De hecho, algo similar ya salto a la opinión pública hace casi un año cuando se publicó un estudio donde investigadores de varias universidades de Estados Unidos habían conseguido atacar un implante de desfibrilador cardiaco consiguiendo establecer comunicación inalámbrica con el dispositivo y llegando incluso a apagar o enviar nuevas órdenes al aparato, eso sí, a una distancia muy corta.

Guzmán Santafé
S21sec labs

1 comentario:

D65DESCALIBRATED dijo...

Muy interesante.
Da un poco de mal rollo, ¿no?


(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login