Español | English
rss facebook linkedin Twitter

Buscadores: arma de doble filo


Los buscadores son los servicios más usados en Internet con diferencia y en la actualidad podemos afirmar que se han hecho totalmente imprescindibles dada la necesidad que tenemos de procesar la ingente cantidad de datos que encontramos en la red. No obstante y desde hace algún tiempo, han pasado a ser el objetivo de atacantes para usarlos con fines bien distintos.

Ya hablamos de técnicas como el malvertising, consistente en insertar anuncios maliciosos dentro de las redes de publicidad que se muestran en distintas webs, con el fin de infectar el equipo que visualiza el anuncio. Este tipo de técnicas amenazan el principal negocio de los buscadores, que es la publicidad, por lo que empresas como Google ya están empezando a ofrecer soluciones a este problema.

Otro de los problemas a los que se enfrentan en la actualidad los buscadores es el BlackHat SEO (Search Engine Optimization). Este término hace referencia a posicionar términos comunes asociados a URLs maliciosas en los principales buscadores, de modo que cuando accedamos a los resultados pensando que se trata de una URL legítima, se infecte nuestro equipo. Básicamente es usar las mismas técnicas que usa cualquier empresa para posicionarse en buscadores, pero con fines maliciosos y usando técnicas ilegales, como inyectar miles de URLs en páginas legítimas mediante alguna vulnerabilidad, SPAM en servicios como Twitter, etc.

No obstante el post de hoy habla de una de las técnicas más antiguas, el Google-hacking, que parece vivir una segunda juventud. Google-hacking consiste en la búsqueda de ciertos términos en cualquier buscador (son extrapolables dependiendo de la funcionalidad que ofrece cada uno de ellos) con la finalidad de detectar versiones de software vulnerables o vulnerabilidades en sí. De este modo, la búsqueda de una cadena que sepamos aparece cuando hay un error de SQL en un conocido CMS nos retornará miles de potenciales objetivos a explotar.

Tuvo un gran impacto en su momento para quedar en la actualidad en un segundo plano. No obstante está volviendo a ser una técnica muy usada para la realización de ataques masivos en campañas de infección masivas, inyectando en URLs vulnerables iframes que redirijan a sitios maliciosos, o buscando objetivos para campañas de BHSEO.

Finalmente, y en lo referente al mercado más under, estas técnicas siguen siendo explotadas, en esta ocasión para obtener números de tarjetas de crédito. En la actualidad este tipo de bienes tiene un valor muy bajo en el mercado, que maltrata el bien al revenderlo en multitud de ocasiones y debido al alto grado de fraude entre los mismos delincuentes. Es por ello que hay distintos niveles de calidad, siendo circulos cada vez más cerrados los que ofrecen material de primera mano. En los circulos más bajos, y dada la dificultad a acceder a dicho material, se buscan alternativas a la compras de dumps (conjuntos de números de tarjetas de crédito) que posiblemente son inusables a estas alturas. Una de las alternativas es volver a las técnicas
de Google-hacking.

La popularización de todo tipo de herramientas para la creación de tiendas on-line crea un mercado potencial muy amplio para la búsqueda de vulnerabilidades que puedan llevarnos a encontrar datos relacionados con la compra, esto es, tarjetas de crédito. A continuación se muestran algunas de las técnicas usadas para localizar los mismos:


Por supuesto recomendamos comprobar que ninguno de nuestros sitios sea vulnerable a los problemas relacionados con las búsquedas, así como mantenerse atento a cualquier nueva vulnerabilidad y a las técnicas utilizadas para su detección.

Vicente Díaz
S21sec e-crime

(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login