Español | English
rss facebook linkedin Twitter

SOBRE LOS TELÉFONOS, ESOS CHIVATOS.

No lo dice la RAE, pero juro que esta palabra existe (o, al menos, que no me la he inventado yo):
Misoneico.- Persona hostil a las invenciones o novedades.

Lo que seguro que no hace falta jurar a los lectores habituales de este blog es que los misoneicos existen, no son pocos y, además, pueden llegar a dar bastante guerra. Sin embargo, es como mínimo ingenuo pensar que todas las novedades tienen únicamente consecuencias positivas. (De hecho, toda la rama de la seguridad en tecnologías de la información es un ejemplo clarísimo de la multitud de retos que los nuevos avances traen consigo).

Una de las provocaciones más intensas para los misoneicos son los dispositivos móviles. ¿Cómo no sentirse agredido por esos terminales que todo el mundo lleva en el bolsillo, invadiéndonos con su tecnología hasta la intimidad más íntima?

Más allá de los temas de radiaciones -que no voy a entrar a discutir-, una de las cuestiones que más preocupan a quienes los miran con reparo está en el hecho del conocimiento que las operadoras, u otros agentes, pueden llegar a tener de nosotros. Y no es para menos. Ayer mismo, Bernardo Hernández, afirmó abiertamente en el FICOD que "Los datos nos dan poder". Desconozco si es una imprecisión del clásico "el conocimiento es poder", o si estaba intentando llegar más allá al referirse a los datos mismos. Lo que sin duda es cierto es que, el conocimiento que se puede extraer de los datos con un tratamiento adecuado es considerable. Y que las operadoras tienen ingentes cantidades de datos sobre nosotros.

Normalmente, las compañías reconocen sin pudor que utilizan esos datos para estudios de estadísticos de mercado. ¿Pero qué clase de cosas podrían llegar a conocer sobre uno con esa información? Las más evidentes serían: a partir de los datos de localización (con diferente grado de precisión según la tecnología del terminal), se pueden conocer sus pautas de movimiento, es decir sus costumbres. A partir de los datos de llamadas entrantes y salientes (números, pero también horas), se podría conocer quienes son las personas con las que se tiene más intimidad. A partir de las datos de llamadas a compañías o servicios técnicos es posible conocer los intereses de alguien como consumidor. Seguro que dándole una vuelta podríamos sacar muchas más y, todo eso, sin entrar en temas polémicos como los del sistema SITEL.


¿Hasta dónde llega nuestra privacidad si tenemos un teléfono móvil?

Una cosa que me ha llamado la atención en este sentido es ver cómo, en ocasiones, los datos pueden llegar a decir más sobre nosotros de lo que conscientemente sabemos. En un reciente estudio investigadores del MIT fueron capaces de etiquetar a parejas de amigos con un 95% de éxito incluso meses antes de que los propios implicados se reconocieran a sí mismos como tales.

Sin lugar a dudas, este tipo de conocimiento puede llegar a ser extraordinariamente poderoso. Pero probablemente estemos aún muy lejos de que una única conspiración de Illuminati domine el mundo. Al fin y al cabo, la mayoría de nosotros pertenecemos a una gran variedad de redes. Cada vez más, utilizamos servicios de múltiples compañías y tecnologías y seguiremos teniendo una dependencia crítica en las vías de relación totalmente "analógicas".

Lo que está claro es que los Estados e instituciones supranacionales deben posicionarse legislando siempre en favor del más desprotegido (en el caso que nos ocupa, nosotros) garantizando su privacidad y previniendo abusos.

De todas maneras, y para terminar con una nota positiva, también es cierto que esa permanente conectividad puede tener aplicaciones muy útiles. Sólo hay que emplear los medios disponibles, que no son pocos.

Luis Tarrafeta
S21sec labs

2 comentarios:

nade dijo...

creo que Misoneico es portugués.

saludos.

Luis Tarrafeta dijo...

Sí, al googlear la palabra me encontré un diccionario portugués (de donde saqué la definición, por cierto). Pero lo había leído en algún libro en castellano.

En cualquier caso, yo creo que puede construirse perfectamente ya que las dos raíces se usan en español, ¿no te parece?

Gracias por el comentario.


(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login