Español | English
rss facebook linkedin Twitter

El acoso sin dar la cara.

Tras habernos familiarizado con la palabra bullying, término utilizado para denominar al acoso psicológico que tiene lugar entre menores principalmente en los centros educativos, ahora aparece una nueva variante denominada ciberbullying en la que se utilizan los medios telemáticos (telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para acosar psicológicamente, atormentar, amenazar, hostigar, humillar o molestar de forma deliberada a otra persona. Si el atacante o el atacado no son menores esto pasa a ser Cyberacoso, y las autoridades utilizan el término Cyberstalking cuando un adulto está involucrado en el acoso, intentando atraer a niños y adolescentes para encuentros sexuales.
El fenómeno del ciberbullying puede manifestarse de diferentes maneras, dependiendo de la destreza tecnológica y de la imaginación del niño o adolescente acosador. Una de las prácticas más corrientes, es el envío de informaciones vejatorias por medio de la mensajería instantánea (SMS, Skype, Messenger…). De manera análoga, también pueden hacerse comentarios ofensivos en blogs, foros y sitios web referidos a la víctima o en su nombre. Otra forma de ciberbullying es el robo de la clave y usuario de correo electrónico, para además de cambiarla de forma que su legítimo propietario no lo pueda consultar, leer los mensajes que le llegan a su buzón violando su intimidad. Puede irse más allá en esta modalidad, y una vez logrado el acceso a la cuenta ajena, enviar mensajes en nombre del acosado. También se lograría el mismo objetivo, creando una cuenta con los datos personales de la persona a molestar. Además de texto, pueden utilizarse imágenes enviadas a través de SMS ó mails para llevar a cabo la agresión.

Podríamos diagnosticar de alguna manera que una persona está sufriendo ciberbullying si de un tiempo a esta parte reusa conectarse a Internet como lo hacía anteriormente, o si “olvida” constantemente su teléfono móvil en casa con el fin de no llevarlo encima.
Normalmente, el acoso en la red no suele tener graves consecuencias. Afortunadamente, se trata de un fenómeno pasajero que tiende a desaparecer con la edad. Sin embargo, se han llegado a dar casos hasta de suicidio. En las sociedades más avanzadas como la japonesa, donde existen 38.000 páginas web que, además de mostrar contenidos pornográficos y extremadamente violentos, sirven para que los estudiantes de secundaria o bachillerato publiquen amenazas, mensajes ofensivos o fotografías comprometedoras de sus propios colegas. El Cyberbullying saltó a las portadas de los medios de comunicación en julio de 2007, cuando un joven de 18 años se suicidó después de que sus compañeros pusieran una fotografía suya desnudo en un sitio web no oficial de su escuela


Los educadores poco pueden hacer contra el cyberbullying ya que la mayoría de las acciones de acoso tienen lugar fuera de la escuela y de su horario. Es por ello que se debe educar a los padres para detener y corregir estas situaciones dándoles unas normas éticas de comportamiento en Internet. Nociones básicas como el ser precavido con la información personal que se comparte, ser agradable y respetuoso en las conversaciones y no vengativo ni agresivo, defender al que reciba amenazas dando parte a las personas que puedan mediar como padres o profesores, o comunicar la existencia de malas conductas al proveedor de servicio de email, telefonía, mensajería instantánea, redes sociales o cualquier otro tipo de servicio online, podrían contribuir a evitar la aparición de este fenómeno. Debido a la naturaleza de este tipo de acoso aparentemente anónimo, la obtención de pruebas para desenmascarar al agresor no sería complicada puesto que pueden guardarse y conservarse fácilmente documentos, imágenes o conversaciones que demuestren la vejación y es mas sencillo probar su culpabilidad por dejar rastros en la red.

Enlaces de interés:
www.internetsinacoso.com/
www.ciberbullying.net/
www.ciberbullying.com/
www.laflecha.net/canales/seguridad/noticias/consejos-para-proteger-a-los-jovenes-del-ciberbullying

Amaia Urtasun
S21sec e-crime

3 comentarios:

eduardo abril dijo...

Hola,

Yo conozco un caso de una persona que abrió un blog sólo para hacer comentarios vejatorios de otra. Pero tenía mucho cuidado. Los comentarios estaban siempre al límite de lo que podría un juez considerar insulto ...

Entre eso, y que meter una denuncia para estas cosas lleva trámites y tiene pocas posibildades de salir para delante (la brigada de delitos informáticos tampoco tiene recursos infinitos), al final se quedó en nada ...

Ponía cosas como "desearía que estuviera muerto", "en mi opinión una persona no cualificada para ...". Cosas de este tipo.

De todas formas, tampoco hace falta ir tan lejos. Si alguien te insulta por teléfono y te llama a las tantas de la mañana, tampoco es fácil conseguir que intervengan el teléfono para que la denuncia prospere.

Interesante post...

Saludos,
Eduardo.

Álvaro Del Hoyo dijo...

Quizás esto os pueda interesar:

http://www.sexting.es/

http://www.pantallasamigas.net/

Un saludo

jose luis dijo...

En paises en estado de shock por comflictos armados o estados de emergencia ,es una situacion realmente preocupante en especial para los padres de niños o asolescentes que son susceptibles de bromas pesadas , que dan lugar a preocupaciones peligrosas, y que ya se han dado con anterioridad, redultando fatales por asuntos de cuidados medicos en ancianos o padres con problemas cardiacos.
Podemos llegar a una paranoia o terrorismo cibernetico infantil que degenere en una ANSIEDAD severa para adolescentes ,niños y mujeres en estado de indefencion .
Nos acercamos al chantaje imformatico cada dia mas , un verdadero peligro para la intimidad y para la fragilidad humana.-


(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login