Español | English
rss facebook linkedin Twitter

La concienciación de la nueva sangre

El hecho de que cada vez más personas estén conectadas a internet, es sabido por todos, que el rango de edad se está ampliando también es un hecho, muchos niños juegan con sus amigos a través de internet, otros están conectados como si su vida dependiese de ello, cosa que en algunos casos, por raro que parezca, sucede. En el otro lado del margen de edad se encuentran las personas de avanzada edad, que no conforme con conectarse, colaboran a que el acceso móvil aumente.

Esto me llamó la atención cuando una tía política mía, ya con sus añitos, me pedía que le instalase el Skype para poder hablar con su sobrino, que actualmente está de viaje. Fue una cosa que por un lado me gustó mucho, porque a lo largo de su vida, apenas había tenido contacto con la tecnología, y para la edad que tiene (que no voy a decir por cortesía) se ha puesto al día de forma bastante autónoma. El lado que no me gustó tanto, fue que para temas tecnológicos es bastante confiada, al igual que la gran mayoría de la gente que se empieza a conectar últimamente a internet, es algo tan llamativo que no se preocupan por las consecuencias o por los peligros que puede acarrear.

A esta situación no ayudan las campañas virales de publicidad de grandes empresas y que estos nuevos internautas toman como reales porque están publicadas en internet, véase el caso de Vodafone y sus campañas publicitarias. Con lo que es necesario mostrarle que no todo lo que se publica en internet es cierto, lo cual nos vale un poco para activar el sentido común sobre aspectos tan simples como:

- Oye, mira, es que para ver un video en internet, me apareció un enlace para descargarme un programa, lo descargué y lo instalé, pero no se ve nada y ahora esto va muy lento.
- Una pregunta, ¿alguna vez has entrado antes en esa página?
- Sí, suelo entrar a menudo.
- ¿Y para ver los videos anteriores, tenías que instalar algo o descargarte algo?
- Pues no, pero como venía antes a esta página y todo iba bien, supuse que sería algo nuevo.
- …
Cosas como esa pasan y con un poco de sentido común se pueden solucionar o al menos evitar gran parte de ellas.

De hecho, hace relativamente poco, resulta que “sin saberlo” me he autoinvitado a algo sin haberme dado cuenta. Lo que a mí me resulta curioso y casi hilarante, a estas personas se les puede pasar y aceptar cosas o abrir las puertas a cosas que no son particularmente buenas.


Un ejemplo claro se ve con las redes sociales, y creo que el caso más criticado es el del Facebook (parece que ha creado una campaña publicitaria sin apenas coste. Como decían en una película de cuyo título no me acuerdo: “Lo importante es que se hable, aunque sea bien”), en el que la gente a parte de compartir información, se hace amigos como quien se come un paquete de pipas.

De hecho no tenéis más que crearos un perfil en el Facebook, poner una foto inocente o graciosa, y empezar a enviar invitaciones para daros cuenta del problema. He hecho una pequeña prueba a nivel personal y de aproximadamente unas 500 personas, tan sólo una me ha preguntado que quién estaba detrás del Nick y que al no conocerme, no iba a aceptar la invitación de amistad. Del resto de la gente que aceptó la invitación, una gran mayoría aceptaban las invitaciones a aplicaciones que yo les enviaba, con lo que el foco de infección era considerable. Sophos publicó un pequeño estudio, repetición del que llevó a cabo en 2007 que demuestra un poco como está la situación.

Para zanjar el tema del Facebook, ayer, Verónica Cabezudo publicaba un video sobre la cara oculta de Facebook, que sería recomendable visualizar.

El de las redes sociales es un tema reiterativo, posiblemente llegue a rozar lo cansino, pero cada día se publica muchísima información personal, se confía en sistemas que no se debiera y el problema es que esto se expande de forma tremendamente rápida y efectiva sobre todo a los nuevos internautas. Todo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, el secreto está en conocerlas todas y actuar con cautela, en los casos citados anteriormente, la gente se queda sólo con lo bueno. Al final no hará falta utilizar Echelon ni SITEL ni nada parecido, bastará con comprobar el Facebook.

Juan Manuel Sanesteban
S21sec labs

2 comentarios:

www.segu-info.com.ar dijo...

Hola Juan,

Relacionados a estudios de Facebook, el año pasado hicimos uno para verificar el porcentaje de aceptación de invitaciones en menores de edad y un porcentaje bastante elevado aceptó:
http://www.segu-info.com.ar/articulos/90-estudio-redes-sociales.htm

Saludos
Cristian

S21sec labs dijo...

Muchas gracias por la aportación Cristian.

Muy buen estudio, la pena es que hoy en día el porcentaje de "gente confiada" es mucho mayor que el que recoge el informe.

Actualmente sigo utilizando un perfil falso y enviando invitaciones a discrección comprobando que de los 600 perfiles añadidos como "amigos", tan sólo 1 ha cuestionado la invitación.

Como bien comentais en el informe, la gente es confiada y en el momento en que Facebook les avisa que existen "amigos" en común, casi nadie duda en añadir el perfil y si a esto le sumas el hecho de utilizar las mismas aplicaciones, el número de nnegativas casi desaparece.

El problema a largo plazo, creo que puede ser la capacidad de progragación de infecciones que ofrecen las redes sociales.

La mejor solución o una forma de paliar los posibles daños es como siempre la concienciación de los usuarios, ya que el establecer un sistema de control es complejo y costoso, aunque quizás menos que conseguir que la gente use el sentido común y que su opción por defecto sea la de negar o rechazar lo desconocido.

Juan Manuel Sanesteban
s21sec labs


(+34 902 222 521)


24 horas / 7 días a la semana



© Copyright S21sec 2013 - Todos los derechos reservados


login